Páginas

Twitter

twitter: @FUTBOLCARIBE1 / FACEBOOK: FutbolCaribe Mas

IDIOMA

3.07.2012

Teo, Teo, Teo…


En reiteradas oportunidades he hablado sobre la importancia del profesionalismo, la madurez y la serenidad mental en un jugador. Creo que estos factores están directamente ligados con los éxitos deportivos y personales. No digo con esto que el comportamiento haga al jugador, pero sí potencia sus capacidades y logros, o por el contrario aporta a disminuirlas. El caso de Teófilo Gutiérrez es el mejor ejemplo de esto.

Absolutamente nadie duda de las enormes capacidades goleadoras de “Teo” y de su exquisita técnica, es realmente un talentoso, pero su cabeza no está en sintonía con sus pies y tristemente ha logrado borrar lo bonito que ha hecho con la pelota.

Tras ser expulsado infantilmente en el partido que su equipo perdió 1-2 contra Banfield, salió silbado e insultado por la hinchada de Racing, cosa que en sus primeros meses en el club se veía como imposible. Es que ya nadie se lo aguanta, ni la prensa, ni los rivales, ni sus entrenadores, ni sus compañeros.

La lista de errores e imprudencias de Teófilo es extensa. Todo comenzó cuando sin previo aviso decidió abandonar el Trabzonsor – su antiguo club en Turquía- y despegó con rumbo a Barranquilla. Ya en Racing ha tenido una serie de eventos y actitudes muy reprochables. Al muy poco tiempo de llegado a Avellaneda se fue a los golpes con el arquero suplente en un entrenamiento.

Con los rivales todo ha sido un drama. En Argentina destacan el “calvazo” que le dio al arquero de Lanús, tras un gol de su equipo, el balonazo en las zonas íntimas de Gabriel Milito durante el torneo de verano y los gestos provocadores a las hinchadas contrarias.

Sus expulsiones sin necesidad han sido otra constante. El pechazo al juez central que dirigió el juego entre la “Acadé” y Boca Juniors el semestre pasado o la jugada en la que le quito el balón de las manos a Lucchetti, arquero de Banfield, son un ejemplo.

Algo que molestó mucho a Diego Simeone, su ex entrenador, fue el injustificado retraso de tres días que tuvo tras los duelos de la Selección Colombia en noviembre pasado, y para completar la respuesta de “Teo” fue criticar al DT.

La “Tricolor” no ha sido ajena a sus actitudes negativas, pues en la Copa América mostró falta de “códigos” al alegar su condición de suplente públicamente, lo que de alguna manera desestabilizó el grupo. Estos son sólo algunos de los famosos sucesos de Teo.

Hay algo que quiero resaltar y es que el comportamiento del ‘ariete’ no ha sido ajeno a su juego. Al parecer es muy débil mentalmente, pues cuando las cosas empezaron a salirle bien en Argentina y la gente en general alababa sus condiciones, este dio indicios que el rotulo de ídolo y figura le pesaba, pues fue ahí cuando se inició su versión negativa.

Él se ha complicado solito. La exigencia ahora es mucho mayor y los rivales lo quieren matar en cada jugada. Lo realmente triste es que su prioridad dejo de ser el juego y entró en la dinámica de un “rockstar”. Teófilo pasó de ser el goleador del clausura 2011, a marcar apenas 6 goles en el segundo semestre del año. Evidentemente no es el mismo, luce desconcentrado y con su cabeza en otro cuento.

Hablar de “Teo” hace un año era comentar que Colombia contaba con un “crack” que pronto estaría inflando las redes europeas. Hoy la realidad es que está a punto de salir de Racing, pues ya ni siquiera ahí lo quieren, y peor aún: ofertas por él no hay. Que desperdicio.

Con todo esto no pretendo criticar al barranquillero y hacerle daño, pues hay muchos factores sociales y culturales que seguramente han influido. Simplemente quiero ponerlo como ejemplo para muchas futuras estrellas. Su caso es la muestra perfecta de que la falta de profesionalismo y seriedad en ciertos casos puede más que las condiciones, pues a Gutiérrez con 26 años no se le presagia un futuro acorde a su capacidad.

Quiero también hacer un importante llamado a los clubes y a quienes manejan a los jugadores: Por favor no los vean solo como mercancía, ayúdenlos a crecer como personas, aconséjenlos, guíenlos y entiéndanlos. Trabajen fuertemente esa parte, porque en la cabeza y en el corazón se forjan las grandes personas y los grandes futbolistas

Juan José Correa Q.
Twitter: @correajuanjo
Tomado de: Nuevo Estadio
Publicar un comentario